viernes, 7 de octubre de 2011

Capitulo 12 Quebrándome

¡Hola! Wow... cuànto he tardado en publicar nuevo cap..... ofrezco mil disculpas, pero ya saben... la escuela siempre te quita bastante tiempo -____- haha..... veo que se han sorprendido con los desplantes extraños de los personajes O.O pero bueno...... espero que este cap les guste. MIL Y UN GRACIAS a todas por su soporte.... las quiero mucho, sus comentarios me motivan a seguir n.n cuidense, ciao!
P.D. ¡Bienvenida otra vez, Yazz! n.n ya se te mega extrañaba........ espero que leas esto y recibas de nuevo mis saludos...... tqm.
P.D.2. Oye Francis.... ¿Me puedes dejar por fa el link de tu fic? Etto.... es que soy medio inùtil y no lo encuentro D: por favor.... :)
P.D.3. LOVE YA SO MUCH CARO-SAN! :3

Capitulo 12 Quebrándome

¿Qué sucede después de la muerte?
¿Es cierto que eres juzgado por fuerzas divinas y ellas deciden si vivirás alegre y eternamente en el cielo, o si arderas en las llamas del infierno?
Todo esto me parece un misterio enorme… es algo que el hombre no experimenta hasta que… bueno, su vida llega a su fin.
Pero… a veces me he puesto a pensar y digo: ¿Y si… realmente no ocurre nada? Y si simplemente todo se apaga, como una vela que queda muerta en la oscuridad. Todos esos sentimientos que haz experimentado, todo aquello que haz vivido, pensado y expresado… ¿se va… por un caño? Que realmente no exista ningún paraíso, ningún sueño hecho realidad, si no que infinita oscuridad y que la muerte sea total… ¿Alguna vez haz pensado en eso?
No es que sea atea, ni nada de eso, si no que… soy realista, y pienso que si bien tarde o temprano vamos a pasar por ello… que sea de manera natural, cuando se debe, no cuando a cualquier persona se le ocurra quitarnos la vida y dejarnos caer en un oscuro pozo sin fondo.
¿Què se creen aquellas personas que asesinan? ¿Dios? ¡Por favor! Están muy lejos de serlo… no importa cuales sean sus razones, si es por venganza, por enojo o por valor… absolutamente NADIE tiene el derecho de terminar con algo tan valioso…
Tras reflexionar por horas y ni siquiera bajar a cenar, derramé lágrimas decididas… había hecho un juramento a mi corazón, el de no volver a recaer en esa tan dañina droga llamada “Bill”.
Tenía que ser fuerte y hacer a un lado ese cariño que me tardaría años en borrar… aun que por dentro me hiciera cenizas, tenía que terminar con ese vicio, quizás… iniciando uno nuevo…
- - - - - - - - - -
Los días pasaron, llevándose consigo misas, llanto y luto.
La escuela decayó terriblemente en ausencia de aquella mujer que sabía dirigir a la perfección una institución.
Bill de vez en cuando me buscaba, pero yo siempre me negaba y lo esquivaba. Era como un pequeño conejo huyendo… un conejo que pretendía ser un león colocando una falsa melena, pero… por más que se escudara, siempre lo perseguiría ese hambriento lobo…
Aunque tuviera que correr, o incluso lastimarlo, siempre lograba zafarme de sus brazos y continuar con mi camino… tal y como lo planeaba hacer el resto de mi existencia.
Si por casualidad nos cruzábamos, yo lo hacía con la mirada baja, aunque sabía que Bill se quedaba parado y contemplaba como alejaba de él, dándole de lleno la espalda, alejando mi difuminada sombra, que se desvanecía en los rústicos pasillos.
Supongo que de alguna manera estaba entendiendo la lección… o eso pretendía, pues aún no me buscaba directamente… quizás me “molestaba” durante su clase, pero nunca de una manera grotesca… siempre educado, refinado y dulce como tan solo el lo es… lo odiaba.
Aborrecía esa cruel y hermosa sonrisa, aborrecía esas largas y manipuladoras manos, que cuando me tocaban, me derretía simplemente.
Tenía que buscar alguna de forma de olvidar a ese gran amor que poco a poco me destruía, que poco a poco me hacía una llaga tan profunda como la muerte en carne propia.
- - - - - - - -
De alguna manera vine a dar al invernadero de la escuela vecina.
La verdad es que es mucho más elegante que la nuestra… no digo que mi instituto no lo sea, pero los hombres son más dichosos, puesto que aparte de que es mucho más amplia y cuenta con más salones especializados, es más refinada y sofisticada.
El aroma del ambiente era fresco… olía a flores reciñen regadas con agua, a naturaleza viva, a verde.
Acababa de terminar mi clase de cocina, iba saliendo con unas galletas mal hechas envueltas en una servilleta, cuando me topé con James, quien amablemente me invitó a este lugar.
Su plática era muy interesante, nada cansada.
Sabía mucho sobre botánica, sobre ese amplio reino llamado “Plantae”.
Nos mirábamos frente a frente, sin parar un instante de reír. Era tan ameno estar a su lado, que de los minutos brotaron alas, y despegaron, yéndose volando.
De pronto se hizo un silencio incómodo.
La luz clara se colaba por el cristal, dándonos un tono rosa… brillaba.
-Dianne… ¿Qué harás este fin de semana? –Preguntó llevándose una galleta a la boca, sin despegar su vista de mi-
-Pues… estar en mi colegio… no creo hacer gran cosa –Bajé la mirada. El día siguiente sería domingo… día libre-
-Entonces… ¿te gustaría entrar definitivamente a Schkeuditz? Estamos a las afueras… ¿te gustaría salir… al centro?
Su propuesto hizo que me congelara. Como si me hubieran puesto en modo de “pausa”… no tenía palabras.
Era una cita. Era lógico… y… era lo que necesitaba realmente en esos momentos. Distracción, algo nuevo que experimentar… no dudaría en dar una respuesta positiva.
-Ah… -fingí duda- ¿A dónde iremos realmente? Me refiero a que… ¿iremos a contemplar aparadores o… a un parque?
-A ambas –rió complacido- yo creo que si nos darán permiso, pero… ¿y tú? ¿realmente quieres ir?
-Bueno… está bien, James… gracias por todo… -Reí amablemente… poniendo mi fé en él-
Era la manera más burda de salir de mis problemas… entrando a nuevos.
Si mi padre se enterara de las locuras que estoy cometiendo… supongo que… me regañaría… pero… ¿quién es el para llamarme la atención? Supongo que ya no me quiere… con aquella nueva familia que trae… yo ya no le hago falta.
Aquella noche tomé uno de los cigarrillos de Mila… ojalá y no descubran que estoy fumando.
No, la verdad es que solo lo absorbí dos veces… desde que tengo memoria soy alérgica al tabaco. Tosí una y otra vez haciendo ruidos escandalosos, hasta caer al suelo derramando lágrimas…
Era tan desgraciada, y pretendía ser tan alegre… pero ni yo me la creía.
Una gran depresión inundaba mi corazón, absorbiéndolo, consumiéndolo hasta dejarlo tan seco como una pasa. Tenía ganas de arrancar mis cabellos… la ansiedad me arrastraba por la oscuridad… lloraba desesperadamente, secaba mis lágrimas y al salir el sol… era una alumna ordinaria.
Ya debía dejar de quejarme… si me tocó vivir todo esto, quizás sea por que… me porté muy mal alguna vez sin saberlo, o… a lo mejor me espera la felicidad… que desde hace 2 años no conozco… ¡JAJA! La mayoría de mi vida he sido feliz… entonces… ¿por qué dos malditos años se hacen una eternidad?
- - - - - - - - - - - -
A la mañana siguiente, después de bajar a desayunar, abrí mi clóset, buscando algo bueno qué portar en mi cita de consolación.
El negro es muy macabro para la primera vez, así que… opté por ponerme una blusa blanca, y encima un suéter color rosa.
Los tejanos más viejos que tenía, me podían servir… no debería juzgarme, debería tratarme y tomarme con delicadeza… por lo tanto, la envoltura o máscara, no importaban mucho, aun que de esto dependiera su impresión.
Me miré al espejo de frente… quizás había adelgazado un poco… quizás debería cubrir mis ojeras con un poco de maquillaje.
Tomé un poco de polvo blanco como mi tez y lo esparcí suavemente bajo mis cansados ojos.
Mis pestañas poco a poco las hice más grandes, y di un tono rosa pálido, ayudándome con los maquillajes de mi compañera de habitación.
Un pequeño brillo delineó mis labios, y una flor blanca dio vida a mi maltratado cabello.
Parecía una muñeca rota… maltratada de tanto jugar con ella.
Escuché a lo lejos unos pasos de madera que se acercaban poco a poco.
No me molesté si quiera en revisar quién era. Bajé la mirada para arreglar el tocador, cuando sentí unos duros brazos que rodeaban mi cintura, como distorsionadas ramas que me arrastraban a lo más hondo de un bosque en penumbra…

continuara.....

3 comentarios:

MilenkaTH98 dijo...

Nennaa leenda y hermosa! me encantoo ya me hacia falta leer tu hermosa fiic y lo se el colegio kita mucho tiempo D:
pero el cap. me dejo con mucha intriga y tomate el tiempo necesario para el otro cap, te comprendemos nena ;D Te kiero mucho Milaa <3

Anónimo dijo...

Capiii :)
Q bueno q ya pudistes publicar..
Pero como siempree la espera valio la penaa OK
Me encanto el cap.. estuvoo muy intensoo!!
Bill me mataaa.. enserioo xD
Maria

Francis92 dijo...

hola bella q cap mas intenso la verdad es q mientars lo leia escucha esta cancion : claude I WILL NEVER y de verdad es q llore me resulta tan trsite saber q ese amor tan intenso y bello se convirtio en fugaz...espero q el cambio llegue otra vez y esta vez para bien.....te digo la verdad tu forma de escribir me encanta es tan poetica q no tiene lugar a duda es magnifico como te desenvuelves en la historia y como logras narrar con tanta pasion....felicidades!!!!! lo prometido es deuda aqui te dejo mi link donde veras el prologo y el resto ok besossss y una vez mas felicidades!!! mi fic: http://ich-liebe-dich-tokiohotel.blogspot.com/2011/04/prologo.html