jueves, 21 de julio de 2011

Capitulo 4 Situación sentimental

Hello everybody! n.n ¿Cómo están? Yo un tanto chocada -_____- están remodelando parte de mi casa y eso es molesto D: me tienen encerrada por que "mucho ayuda el que no estorba" jum ¬¬ y por eso me ha dado tiempo de escribir constantemente n.n espero que les guste este cap...
Mil gracias por sus comentarios.. cuidense mucho, besos, bye :D
P.D. En respuesta a carolinnitaakaulitz, pues.... subo cap aproximadamente cada 2 días, en caso de que no tenga mucho tiempo o inspiración, es al tercer día, esa es la regla por ahora en vacaciones. Desgraciadamente, no tengo otra pagina TT_____TT aun que me gustaría rehacer ink angel pero en otro medio :3 (otros personajes) pero esa es otra cosa muy a parte n.nU quizás escriba otro fic simultáneo a éste en otra página, pero dudo mucho que tratara de Tokio Hotel o un miembro de la banda u.u Gracias por tus comentarios :3
P.D.2. Perdón.. capi feito y corto u.u

Capitulo 4 Situación sentimental

En ese entonces, parecía una estatua. No podía moverme, no podía hablar, ni siquiera podía parpadear. La impresión que había causado en mí la presencia de Bill, me hacía temblar de… ¿Miedo? ¿Enojo? ¿Emoción? ¿Felicidad? ¿Tristeza? ¿Remordimiento? O mejor dicho… todo junto.
Tenía ganas de soltarme incluso a llorar en ese mismo instante, de tirarme en el suelo y hacer toda una escena ahí, pero… no podía… simplemente… no podía.
-Buenos días señoritas –Se paró frente a nosotras y saludó amablemente, tal y como un maestro de verdad lo hace- mi nombre es Benjamin Black –“¿Qué?” Fue lo único que pensé a mis adentros- y como podrán ver, seré su tutor de éste bellísimo deporte llamado “esgrima”. Me he graduado con el título de profesional y he ganado varios torneos con medalla de oro…
Comencé a reírme en mis adentros… ¡Pero qué mentiroso! Él sólo es profesional en tres cosas: Tatuar, tocar el piano y… bueno, matar…
Mientras Bill daba su discurso, Mila tiraba de la manga de mi suéter y susurraba.
-Dianne… ¿Lo conoces? ¿Quién es? ¿Por qué te mira así? Dianne, responde, Dianne… ¿Lo conoces?
-S-Si… -Asentí con preocupación.
Bill continuó:
-Lamento no haber venido antes, he tenido unos pequeños problemas qué resolver, pero bueno… aquí me tienen… siéntense, por favor.
Todas asentimos y nos sentamos en el suelo. Yo intentaba que no se me vieran ni un poquito las piernas, puesto que Bill se aprovecharía y gozaría del panorama… eso es lo que menos quiero en estos instantes.
-Bien… como se trata de la primera clase, no vamos a practicar en sí, vamos a conocernos. Para empezar, no me gusta que me llamen “maestro”, “profe”, o cualquiera de esos nombres, tomen confianza, yo solamente soy Benjamin, ¿De acuerdo?
-Por supuesto, Benjamin… -Una chica rubia contestó relamiéndose los labios y alzándose la falda… ¡Qué bien disimula sus intensiones!-
Bill solamente sonrió y continuó hablando:
-Bien, lamento mucho mi aspecto el día de hoy, se que parezco un completo vago, pero prometo venir formal la próxima vez, ya que será entre semana. Quiero que todas las clases vengan con una muda extra, ya sean pantalones o shorts, por que con falda no creo que puedan practicar. Nuestro horario entre semana es de 12:00 a 1:00PM, la próxima clase comenzamos de lleno… por ahora, quiero que se presenten, quiero que digan su nombre, su edad y qué les interesa de ésta clase, ¿Vale? Comenzamos de derecha a izquierda…
Todas se comenzaron a presentar. Esta clase era tan, pero tan patética… ¡Por favor! ¿Cuánto tiempo más planea fingir que está aquí para trabajar y no por… por… mi?
-Vas tú… -Me señaló con el dedo-
-Ah… ¿Yo?
Tanto me había hundido en mis pensamientos, que ni presté atención a que era mi turno.
Todas se me quedaron viendo extraño, al notar que las palabras se me atoraron el la garganta y no querían salir de ahí.
El corazón se me agitó y un escalofrío recorrió mi espalda, todo esto en cuestión de segundos…
-M-Mi nombre es Dianne, Dianne Gray… -Comencé a balbucear- tengo 17 años, c-casi cumplo la mayoría d-de edad… en realidad, n-no me interesa tu clase, Bi… ¡Benjamin! No, no me interesa, pero… mi amiga me obligó a venir con ella… en realidad no me gusta la violencia, y este deporte consiste en… atacar…
-Buen punto, Dianne –Aseguró- agradezco tu sinceridad frente al grupo y sobre todo frente a mí –Sonrió odiosamente- pero te aseguro que después de practicarlo te va a gustar… te lo aseguro.
Después de todo, no había hecho tanto el ridículo… ¿O si? No, en realidad no… pero de todas maneras, seguía resultando impactante y molesto a la vez.
-Bien, ya que nos conocemos… ¿Tienen alguna duda?
-¡Yo! –Gritó una pelinegra-
-Si, dime…
-¿Cuántos años tienes? –Al formular la pregunta, se escucharon algunas risas y algunos murmullos.
-Posiblemente 2 o 3 más que tú…
-¡Te lo dije!
Todas comenzaron a reír y a pegarse entre ellas, haciéndose burla y mirando con lujuria a Bill… MI Bill… Oh, ¿pero quién me entiende?
-¿Alguna otra pregunta?
-¡Yo, Benjamin! –Alzó la mano nuestra querida amiga “rubiecita”- ¿Cuál es tu situación sentimental?
Todas callaron y se pusieron atentas, analizando cada palabra que saldría de los labios de mi amado.
-Situación sentimental… ¿Te refieres a qué si tengo novia?
-Sí, o sea, a que si eres casado, tienes novia, eres viudo, enamorado, corazón roto… ¿Cuál es tu situación?
-Bien… aun que esa pregunta no viene al tema, me veo obligado a contestar –Rió- si tuviera que elegir una situación sería… “es complicado”
-¿Cómo?
-A veces la tengo, a veces no… la pierdo constantemente, y la vuelvo a recuperar… quisiera que fuéramos más estables, que se decidiera a vivir una vida conmigo, sin importar el pasado… quisiera ya no ver hacia atrás… nunca más…
-¡AWWWWWWWWWWWWWWWWWWWWW! –Todas gritaron en unísono por su respuesta, haciendo casi mis tímpanos sangrar-
Cada palabra que había brotado de su boca, retumbaba en mi cabeza y me estremecía, halagaba y emocionaba. Él no dejaba de mirarme, era lógico que me lo dedicaba a mí, así que no me pude contener y esbocé una gran sonrisa, tan sólo para él…
-Ah, por cierto… -La voz de Bill silenció los cuchicheos- antes de que termine la clase, les voy a entregar sus floretes…
Se puso de pie a la par que nosotras y caminó hacia la parte de atrás, en busca de una caja, llena de éstos instrumentos.
-Quiero que el arma que les voy a entregar la cuiden mucho… ¿Harían eso por mi?
-¡CLARO! –Todas gritaron-
-Quiero que la respeten y valoren, que sólo la utilicen para esta clase, no para agredir a otra persona, o para sacar los zapatos que están debajo de la cama… ¿Saben a qué me refiero, no? –Rió- entonces, como estoy seguro de que me van a hacer caso, comienzo a entregárselos…
Bill pasó dándonos a cada quién un florete. Cuando me lo entrego a mí, lo hizo indiferente, y continuó en la fila. Por fin comienza a disimular…
Comencé a ver mi arma… parecía un poco más estropeada que las demás… se veía mal. La tomé de la punta, e inmediatamente se quebró en dos.
-¡Dios! –Grité al verlo a la mitad-
-¿Qué te pasó? –Mila observó el florete roto-
-Ah, lo siento, ése está defectuoso… -Bill llegó corriendo y lo tomó- pero ya no hay otro… supongo que tendré que arreglarlo y entregártelo de nuevo en la tarde…
-¿Entregármelo en… la tarde? –Tragué saliva-
-Sí, supongo que vas a estar en el kiosco, o cerca… te buscaré y entregaré personalmente el florete arreglado, ¿Vale?
-Bueno… -Le entregué las dos partes-
Dio el toque.
-Bien, chicas, ya pueden salir…
Todas salieron entusiasmadas, felices, en el cielo por haber conocido a un maestro tan “guapo”… bah, sólo se fijan en eso.
-Vamos, Dianne… -Mila me tomó del brazo y caminé a su lado, esperando no rozarme ni poquito con él, puesto que seguro, por más mínimo que fuese el roce, volvería a recaer…
Basketball fue terrible. Me caí, me golpearon, empujaron, regañaron y gritaron “torpe” por el estado de shock que llevaba.
Sabía que tenía que despejar la mente, tenía que alejarme de él lo más posible, pero a la vez… sentía que quería estar a su lado.
- - - - - - - - - - -
Intentaba prestar atención a mi lectura, por más aburrida que fuese… bueno, no aburrida, si no… complicada. A algunas obras de Edgar Allan Poe, no les entendía… además, a veces me causaban pesadillas, o me perturbaban.
Por más empeño que le ponía, no dejaba de pensar en que cualquier momento Bill llegaría, me provocaría y ensuciaría…
Fijé mi mirada en el libro y analicé cada palabra, poco a poco, cada renglón. Me adentré a un mundo oscuro, siniestro, espantoso… ese que con frecuencia pintaba en sus relatos… observé fijamente a ese gato negro, escaso de un ojo en la noche… la oscuridad por fin me envolvió, cuando…
-¡Touche! –Sentí una punta filosa en mi cuello, interrumpiendo mi lectura- ¿No te cansas de leer? –Cerró impetuosamente el libro y me tomó del mentón, mirándome fijamente… acercando sus labios a los míos…

continuara...

4 comentarios:

AzUmi LuNtS dijo...

waaaaaa!!!!!!!me muero que sigue que sigue!!!ayyy por dios estoy nerviosa quiero leer mas...acercando sus labios a los mios...que mas!! esta increible mili sigue asi cada vez me inpactas mas eres una excelente escritora!!!

adrianoideKltz dijo...

aaaaanws!!!! >.<' algún día dejaras de leer mis comentarios. ¿sabes por qué? por que tu misma me mataras con esta hermosa fic llena de suspenso aaaanws... aaaanws Bill besame besame ahhaha ok no .____.' osea a mi no aaa ti osea a Dianne xDD aaaaaaaahw "Like hate and love... world's apart this fatal love was like poison" sabias que me volviste adicta a esa canción? aaaanws ok ok quieroo más @.@'... espero el siguiente y mil gracias por avisar xDD

Anónimo dijo...

:O Dios Mio :O .. Nos kieres matar a todas??
jajajaja me muerooo q sexyy jajajaja
Bill
Ya kiero el otro capp.. RAPIDO o morire
Maria

Anónimo dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhh!!!
*O* vas a matarme de un infarto un día de estos!!!! >.<
ya quiero el siguiente cap...
pleaseeeeeeeeeee!!!
esta increible!!
Kriss