domingo, 17 de julio de 2011

Capitulo 3 Mal prsentimiento

¡Hola! ¿Como están, aliens? n.n Yo muy energética el día de hoy :D xD hehe... muy emocionada por todos sus comentarios :3 oh, veo que si ha sido de su agrado esta nueva temporada.. me satisface mucho.
Bien, espero que este cap les guste, puesto que ya casi se viene lo bueno n.n cuidense mucho y de nuevo MIL Y UN gracias por sus comentarios. Sayonara!! :D
P.D. No, Lore... no se por ahora nada de Yazz... estoy en lo mismo que tu, y eso me preocupa...
P.D.2. Adriana, tus comentarios no son estupideces ¬¬´ se agradece mucho todo lo que dices de mi fic n.n
P.D.3 Claro que podemos ser amigas, azumi miki kaulitz n.n nada más pasame tu face o agrégame :D
P.D.4. Disculpen si el cap está corto... prometo pronto el próximo n.n

Capitulo 3 Mal presentimiento

Dianne's POV (Point of View)

Ya era de noche… la habitación se veía un tanto oscura, sólo brotaba la débil luz naranja de la lámpara de Mila entre las 2 camas.
Casi cumplía una semana de clases en mi nuevo instituto… era viernes. Las cosas marchaban muy bien, las clases no eran tan pesadas como pensaba, es más, eran interesantes.
La habitación era cómoda, y mi nueva amiga era muy agradable, muy buena, muy amable, tanto, que en una semana comenzaba a quererla…
-Mila… ¿Qué se hace el fin de semana? –Pregunté adormilada y muy curiosa… el día siguiente era sábado, y desconocía completamente las actividades.
-¿Disculpa? –Dijo retirando los delgados lentes de marco negro de sus ojos, y apartando la vista de su empolvado libro.
-¿Qué haremos mañana? –Me enderecé de la cama y crucé las piernas.
-Mañana vamos a elegir a qué talleres ir… el sábado es el segundo día más divertido de la semana, hacemos los libros a un lado y trabajamos en otras cosas… -Puso el libro en el buró y se estiró en la cama, refregándose contra las almohadas-
-Ah… ¿Y como qué talleres hay? –Dije rascándome la cabeza.
-Bueno… el año pasado había cocina, música, basketball, costura, emmmmm… había danza, pero casi nadie iba por su voluntad, tanto que la incluyeron entre semana para que bailáramos a fuerza –Rió- pero esa materia va a ser sustituida por un deporte, no se cual…
-Ya veo… ¿Y ese deporte va a seguir entre semana? –Me mordí las uñas… yo no soy buena para ningún deporte.
-Yo creo que sí, a menos que nos quiten una hora… cosa que solo sería a causa de un milagro –Soltó una carcajada.
-Ah… -reí al unísono con ella- bueno, ¿y el domingo qué hacemos?
-El domingo es el más divertido… -Rió “perversamente”- es nuestro día libre, es el ÚNICO en el que nos dejan andar con ropa de calle, nos dejan salir con nuestros familiares y, a escondidas, podemos ver a los chicos de la otra escuela –Sacó los dientes en un gesto cómico, y alzó su pulgar en señal de “bien”.
-Oh, Mila… ¿eso es lo que te emociona? –Curvé una media sonrisa.
-¡CLARO! ¿No te gustan los chicos? Ah… no me digas que eres… –Se enderezó de la cama y puso cara seria, tanto que sus ojos casi se salen de sus órbitas… ¿Qué me cree? ¿De la “otra onda”?
-¡NO! Para nada… -Bajé la vista- lo que sucede es que… mi papá me prohibió tener novio y… debo obedecerlo…
-Pero el no va a estar aquí… además, no nada más se trata de tener novio, también de hacer amigos… ¿Acaso no tienes amigos varones?
-Si, si tengo… pero… no se, no me quiero meter en problemas…
-Ay, no te preocupes, aquí voy a estar yo, ¿Vale? –Tomó mi mano y sonrió- y, bueno, si no quieres, pues ¿Qué se supone que puedo hacer? Es tu decisión… -Soltó mi mano y apagó la luz.
-Supongo que por la luz, ya nos vamos a dormir –Reí-
-Tengo sueño… ¿Y tú?
-No mucho, pero bueno… -Me volví a recostar en me cubrí hasta a cabeza con las sábanas.
-¿Eres vampira?
-¿Qué?
-Haha, nada… que duermas bien, mañana nos espera mucha acción, ya verás…
-Está bien, hasta mañana, Mila…
-Hasta mañana, Dianne…
- - - - - - - - - -
A la mañana siguiente, ya vestidas con el uniforme nos alistamos y llegamos a la cafetería.
-¿Qué hay de desayunar? –Preguntó Mila atrás de mí, haciendo fila para coger los alimentos-
-No, sé, no alcanzo a ver… creo que es… -Observé la charola de otra chica- creo que es ensalada de frutas con… leche y jugo.
-Oh, genial, tengo hambre… creo que pediré 2 ensaladas…
-También hay pan –Aseguré-
En el momento en que pasé, tomé una cajita de leche, un coctel de frutas y una pequeña dona dulce de pan.
-Apartame un lugar, por favor –Pidió Mila-
-Si… -Asentí haciendo casi malabares con la charola, puesto que nunca he tenido buen equilibrio-
Me senté en una mesa vacía y esperé a mi compañera. A lo lejos noté que estaba riendo con otras muchachas, que le entregaban un papel un tanto largo.
Esperé un tanto más de tiempo, angustiaba por que otras chicas comenzaban a sentarse a un lado, y Mila no llegaba.
Comencé por comer la dona, saboreando el relleno cajetoso de ésta.
-¿Qué crees, Dianne? –Mi amiga llegó muy entusiasmada y me entregó ese papel, que resultó ser un pequeño folleto en blanco y negro.
-¿Qué es esto?
-Léelo…
Abrí con cuidado la primera parte y noté que se trataba de todos los talleres…

*Basketball (Mucho esfuerzo)
*Tenis    (Qué dolor)
*Cocina    (Jumy! Podré comer...)
*Coro   (Yo lanzo alaridos... no lo creo)
*Música  (Siempre quise tocar algún instrumento... me parece buena idea)
*Botánica (¿Y si sale un gusano?)
*Costura (Abuelita...)
*Carpintería (Para hombre)
*Esgrima  (Mucha agresividad... ¿Y si me clavan en el ojo el florete?)
*Lectura  (Lo hago a diario)
*Dibujo (Alas... alas de tinta...)
*Manualidades (Puede ser, pero... ¡Por favor! No soy de kinder...)

-¿Y bien? ¿Cuál piensas elegir? –Propuso Mila- creo que deberíamos escoger los mismos, deberíamos ir juntas a todos…
-Sí… -Tomé varios sorbos a mi leche- bien… elijo música, dibujo y cocina… ¿Te parece?
-Con que a ti te guste me parece perfecto –Rió-
-Bien, ahora puedes elegir tú…
-Bien, elijo Basketball, –Iniciamos mal- carpintería y… ¡Esgrima!
-Ay, no… -Susurré por lo bajo-
-Oye, tú elegiste puras cosas sedentarias, te hace falta ejercicio, estás muy flaca… hay que agarrar figura, Dianne, hay que movernos más…
-Bueno, está bien, sólo por que no elegiste botánica… -reí-
-Oye, yo pensaba elegir esa –rió- pero la cambié por esgrima, por que ¿qué crees? Me contaron que el maestro es muy guapo, que es joven, apuesto y aaaaaaaaaah… dicen que tiene el cabello largo, que parece vampiro… ¿No te gusta acaso Edward?
-Oh, Dios… -Me agarré la frente pensando en que quizás el tipo se parecería a Bill…-
-Oh, vamos… no estés de amargada, va a ser divertido, ya verás… -Asintió alegre con la cabeza-
No tuve más que aceptar mi condena y terminar de desayunar.
Después del timbrazo, fuimos de taller en taller.
El primero fue Dibujo… ahí nos repartieron lápices, pinturas y todo lo necesario. Comenzamos por hacer pequeños bosquejos.
La segunda fue carpintería… ¡Terrible! Jamás me había lesionado tanto las manos como en aquella ocasión… y además, lo peor de todo era que Mila y yo éramos las únicas “damas”, pues las demás eran hombrunas, reían como hienas y eso aterraba…
La tercera fue música, dónde nos prestaron flautas y comenzamos a armonizar… fue tan relajante… me hacía falta después de tanto golpe en carpintería.
Después vino cocina, donde hicimos galletitas… unas hermosas, tiernas, dulces y pequeñas galletitas que se fueron quebrando todo el camino, además de ser un estorbo.
La quinta era la peor de todas… era la que me daba mas terror. Esgrima… ¿Por qué siento esa presión tan grande en el pecho? ¿Qué es lo que anda mal, por que tan mal presentimiento?
Un tanto débil y con ganas de vomitar, entré de la mano de Mila al salón.
Estaba pintado de color blanco, y había una enorme ventana con una cortina crema, que con la luz, le daba un tono anaranjado al lugar.
Entré un tanto temerosa y encorvada, quizás esperando un golpe físico, no emocional como el que me esperaba…

De espaldas se encontraba de pie un chico alto, muy alto, utilizando un pantalón y playera negra de manga larga… su cabello era largo, oscuro, y sostenía con seguridad un florete.
Lentamente se dio la vuelta y dejó ver su misterioso rostro.
Sus labios dulces, sus ojos penetrantes, Dios mío… ¿Qué se suponía que debía hacer en ese instante? No me había puesto a pensar en “cómo reaccionar en caso de encontrarme con el ángel de tinta” no, no, no tenía un instructivo, un libro, una lógica…
Su mirada se clavó en la mía y sonrió perversamente, como solo él lo sabe hacer.
-Dianne, ¿Te sientes bien? ¿Qué sucede? Estás muy pálida, ¿acaso viste un fantasma? –Mila me tentó la cara, para ver si no tenía calentura, o algo similar-
-No… algo peor… -Comencé a lloriquear-
-¿Qué? ¿qué es?
-¡Mi propia muerte! –Me di la media vuelta y salí corriendo de la habitación.
Casi llegaba a la puerta, casi me libraba de esa pesadilla, cuando una mano de uñas negras pintadas la cerró antes de que pudiera hacer algo.
-No tengas miedo, cariño… no muerdo… -Rió totalmente divertido- si haz venido a la boca del lobo, es por que quieres que te devore…

continuara....

3 comentarios:

adrianoideKltz dijo...

aaaaanws!!!! no mms! DD: Dianne siii xDDD otra vez con Bill heaaa heaaa yip yip!! jskkjssjkskjskjskj me emocione tanto que aaaaw joder no sé que quiero hacer haahhaha lo amé amé <3.<3 mierdoo! G.G' Gracias por avisar (Y) Ink Angel maestro de esgrima O.O' ok!! D: jskskjskjskj xDD

MilenkaTH98 dijo...

Oh Dios! cuando Mila dijo que el maestro era muy guapo me dije: NO PUEDE SEERR!!!!!O_O y DIOOS!!! lo ameeeee, es uncreible lo ameeeee waaaaa!!! estuvo increible ... no tengo palabras para decirte como me siento pero lo ame EL ANGEL DE TINTA es mi asesino favorito :D sigue asii Milii :D
PDT: x fiin! pude comentar :)

Anónimo dijo...

Aaaaaahhhhhhhhhhhhhh
Me mueroooo encerioo
Bill el prof SIIII
ME ENCANTO xD
Maria