domingo, 26 de febrero de 2012

Capitulo 20 Sin rastro alguno

¡POR FIN! Después de tanto tiempo he logrado concluir este capitulo...
Quiero hacerles un comunicado... en realidad, este es el penúltimo capitulo de la saga de Ink Angel... más tarde haré una entrada que hable especialmente de esto, pero mientras tanto, espero que les gusta. ¡Bye!

Capitulo 20 Sin rastro alguno

El regreso a la escuela fue algo confuso.
Tenía lo que cualquier chica de mi edad querría tener: una linda familia, una amiga muy dulce, un novio espectacular, realmente envidiable… sin embargo, me sentía vacía.
Y cuando pensé que en mi interior no podía haber más hueco, sucedió lo que me temía: él ya no estaba.
Quizás me lo dijo su sombra ausente, quizás fue el hueco vacío en donde se encontraba siempre su motocicleta, o quizás fue el ingreso de una nueva maestra de esgrima.
Cuando entramos a clases, me sorprendió ver una figura femenina al frente de nosotros… debía ser una mala broma.
Intenté seguir la corriente, sin pensar al instante lo que realmente ocurría.
Quizás era una suplente, quizás era incluso parte de algo malvado plan pero… no, el karma había hecho efecto en mí, y el simplemente ya no estaba.
No diré que entré en pánico, que grité, me arrastré, sufrí, lloré y simplemente morí internamente… no. Un muerto ya no puede volver a morir.
Esto que había ocurrido estaba bien, podría superarlo más fácilmente… pero ni yo me podía engañar.
- - - - - - - - - -
La tarde comenzaba a caer y con ella la melancolía.
Bajar de las escaleras me hacía recordar la manera en que el me protegía en la otra escuela.
Recordé el día en que aquella chica pelirroja me lanzó ferozmente escaleras abajo… caí por coincidencia en su duro pecho.
Recordarlo me hizo sonrojar al momento.
Llevé mis manos a mi corazón y suspiré al pensar “¿en donde habrá quedado aquel vestido tan hermoso que Bill me había comprado?” mi padre se había encargado de venderlo en el bazar que habíamos hecho antes de que me mudara a este terrible lugar.
Seguí bajando lentamente, sintiendo como mi pulso se debilitaba.
Era una depresión terrible, ya había perdido la cuenta de cuántos meses me la había pasando dudando, cambiando de opinión, sollozando, y dejándome caer una y otra vez.
A veces pretendía recobrar fuerza, pero día con día realmente me deterioraba más y más… todas mis acciones eran inútiles o causaban más problemas de los que ya tenía.
Era muy distraída, mis notas más altas eran mediocres… ¿para qué debía continuar en este mundo?
No quería causar un problema, quiero decir, un funeral son gastos y sería una gran responsabilidad para la escuela encontrar el cadáver de una de las chicas internas.
Continué bajando las escaleras mientras lo reflexionaba.
Comencé a balancearme, a tropezar y jugar con el borde de los escalones. Era algo enfermizo… eso de quererme accidentar a propósito era estúpido.
Comencé a danzar peligrosamente, todavía quedaban bastantes escalones y no había nadie en los dormitorios.
Brinqué bruscamente y mantuve el equilibrio. De alguna forma me causaba mucha gracia, pero sin duda eso comenzaba a ser esquizofrenia.
Ya deliraba, andaba perdida y sin esperanzas, y jugar en las escaleras era lo más entretenido que podía hacer, incluso aun que pareciera que sufría una especia de retraso mental.
Me balanceé y un poco más, y cuando ya había tomado la decisión de dejarme caer, escuché una voz imprudente.
-¡DIANNE! –Mila llegó corriendo y me detuvo, tomándome del brazo derecho- ¿pero en qué rayos estás pensando?
Buena pregunta… ¿en qué tanto estaba pensando?
-Mila… es mi asunto, por favor, déjame… -Tiré de mi brazo- mejor iré a tomar aire fresco…
Salí a la explanada, dejando a mi amiga parada como una estatua.
Estando cerca del kiosco, James me encontró de inmediato.
-¡Dianne! ¿Cómo estás? –Se acercó para besarme-
-Bien –Mentí y bajé la mirada, evitando el beso- ya sabes lo bipolar que soy –fingí una sonrisa-
-Sí, lo he notado –Se separó de buena forma notando lo del beso-
- - - - - - -

Bill´s POV (Point of View)

Éste iba a ser mi último tiro, mi última jugada… a pesar de mi personalidad tan tenaz, había llegado un momento en el que me había hartado.
Era impotencia, eso es seguro, pero ya me desesperaba el no poder regresar con ella… incluso, una parte de mi comenzaba a odiarla.
Pero no podía.
Ella lo era T.O.D.O para mi y por ella iba a dar lo último que me quedaba.
En planes maquiavélicos yo era un as, y en esta ocasión recordaría viejos tiempos y pondría en marcha mi plan “no-tan-violento” que había estado pensando.
Si no resultaba, el acantilado era la mejor opción. Sin duda.
Todo comenzaba con una hoja de papel y un poco de tinta… si, mi dulce y muy preciada tinta. ¡O no! Ya se, un sobre, una hoja de papel y… si, tinta.
Pero siendo una persona de la calle… ¿de dónde iba a sacar algo así? Conseguirlo era sencillo a primera vista, pero viéndolo desde otro enfoque… era muy, muy, muy complejo.
No tenía dinero (o bueno, no para desperdiciarlo así) , empleo, casa, amigos o familiares.
No tenía nada, sólo mi motocicleta y mi sucia moral.
Pero bueno, sin tener que recurrir a asaltos, robos e incluso rehenes (los cuales no eran necesarios ya que no me imagino amenazando a alguien por un simple lapicero), fui patéticamente buscando de lugar en lugar lo necesario.
Me daba risa lo estúpidamente torpe que me veía, pero aun así todo estaba transcurriendo bien.
Caminé hasta llegar a un motel, donde a plena luz del día, redacté una carta.

James:

Sé que no nos conocemos bien, que los encuentros que hemos tenido no han sido muy agradables que digamos, pero bueno, esto tiene que ser así.
Me haz robado lo más preciado que tengo, o bueno, que tenía, te haz aprovechado de su desgracia y también de su debilidad para así seducirla… no creas que no me he enterado, ahora tienes a Dianne.
Te haz vuelto la persona más despreciada en mi vida y quiero que sepas que no me quedaré con los brazos cruzados, es más, ¿qué te parece si organizamos una cita?
Te invito el próximo sábado al medio día, duelo a “muerte” por el amor de mi princesa… ahí me demostrarás si realmente la quieres y si eres realmente un hombre.
Te espero en el salón de esgrima.


Atte: Bill Kaulitz alias. Ink Angel

continuara....

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Penultimo? :(
No mas muertess..
Ojala gane Bill.. (Es mas que obvio)
Maria

Anónimo dijo...

pff...tristeza mil :(
capitulo lindo,pero aun asi siento tristeza...
bueno ya que! tequiero!
Caro Roque
(we' apenas me voy enterando de que habia nuevo capitulo xDDD,pero que bueno que ya lo lei)

FiirstOfMay dijo...

Hace un tiempo comencé a leer tu fic, y la verdad que quedé sorprendida con lo buena que está, es más se la recomendé a unas amigas, y nos la pasabamos hablando de Ink Angel, nos enamoramos de tu personaje!!
Te felicito por tu gran fic! Sube pronto! Cuidate!

Francis92 dijo...

Muy bueno lo ame....super

dktt'h dijo...

Pff... Me dejaste con la tremenda dudaaaa!!! Yo voy empezando una nove en mi blog pero es de cinema bizarre!! Pff... Siguela xfaa y si puedes date una vueltita x mi blogg :)